Miembros de la Campaña Banca Armada hacen denuncian en la junta de accionistas del Santander

07/04/2017

SETEM Catalunya

siguiente

Como cada año, representantes de la Campaña Banca Armada -integrada actualmente por el Centre Delàs d’Estudis per la Pau, Federación SETEM, Justícia i Pau, ODG, Col·lectiu Rets, AA-MOC i FETS- están participando de las juntas de accionistas de algunas de las entidades bancarias más implicadas en el financiamiento de las empresas de armamento: BBVS, Banco Santander, Caixabanc y Banco Sabadell -y este año, por primera vez, participando en la junta de Bankia-.

El objetivo de esta acción es explicar delante de los accionistas y los medios de comunicación los vínculos de estas entidades con la industria armamentística para sensibilizar a la sociedad de la controversia ética que implican sus políticas.

Banco Santander es el segundo banco español que más contribuye al financiamiento de la industria militar, con 1.518.304.347,55 de euros invertidos durante el período 2011-2016. Junto con el BBVA, la entidad lidera el ranking de la Banca Armada española.

En forma de créditos, el Banco Santander ha invertido 1.287.172.840,76 de euros en empresas de armamento tanto a nivel nacional como internacional. Las empresas acreedoras más destacadas a nivel nacional son Maxam, Navantia y Oesia, aunque la lista continúa. A nivel internacional, encontramos algunas de las empresas armamentistas más preponderantes a nivel mundial, con marcas como Airbus Group, Boeing, Finmeccanica, General Dynamics o Honeywell International.

  • Maxam: en el pasado, fabricante de minas antipersona y bombas de dispersión. Actualmente la compañía todavía produce todo tipo de explosivos militares a través de su filial Expal, como morteros, granadas subacuáticas o bombas lapa. Hay indicios que apuntan que su filial en Turquía podría haber comercializado explosivos con el Estado Islámico.
  • Navantia: principal fabricante española de buques de guerra. Actualmente en proceso de cerrar un contrato multimillonario con con Arabia Saudita de cinco COHETES, los cuales serían presuntamente utilizados en la guerra de Yemen.

 

  • Oesia: Desarrolladora de simuladores de artillería y tiro para aviones de combate.

 

  • Airbus Group: especializada en la fabricación de los circuitos de los misiles Trident, aviones de combate, aeronaves, helicópteros y misiles militares.

 

  • Boeing: Segunda mayor fabricante de aviones de combate y equipos aeroespaciales del mundo. También diseña sistemas electrónicos y de defensa, y realiza el mantenimiento del misil Trident y de otras armas nucleares.

 

  • Finmeccanica: fabrica aviones de transporte táctico, aviones de combate, vehículos aéreos no tripulados por acciones militares, y misiles nucleares, entre otros.

 

  • General Dynamics: fabricante de blindados, camiones, cañones, bombas y submarinos nucleares, entre otros. También participa en la fabricación de armas nucleares.

 

  • Honeywell International: especializada en unidades aeroespaciales y sistemas de control, automoción y transporte, entre otros. También se dedica a la fabricación y el mantenimiento de armas nucleares, como por ejemplo Trident.

 

En forma de bonos y pagarés, el Banco Santander ha contribuido con 213.786.180,73 euros a la industria militar en las empresas internacionales mencionadas anteriormente, entre otras. A nivel nacional, la máxima beneficiaria ha sido Indra:

 

  • Indra: Suministra la guiado de misiles que disparan estos armamentos así como desarrolla sistemas de guerra electrónica. También es una de las principales adjadicatarias del concurso público destinado a construir y mantener las vallas de Ceuta y Melilla.

 

Esta misma empresa fabricante de armas, Indra, es la única beneficiaria española de Banco Santander en sus inversiones accionariales, recibiendo más de 17.345.326,06 euros durante el período 2011-2016.

Visibilizando estas controvertidas inversiones de la entidad con empresas de la industria militar, los miembros de la Campaña Banca Armada pondrán de manifiesto delante de sus directivos, accionistas y medios de comunicación que las políticas de financiamiento de Banco Santander todavía distan de regirse por la ética.

El viernes, después de la intervención, se publicará en la web de Banca Armada el comunicado que se leerá, y se informará de la evolución de la actuación a través de las redes sociales de los miembros de la campaña con el hashtag #NoalaBancaArmada.

Para más información, consultar el informe del Centre Delàs d’Estudis per la Pau “Els bancs que inverteixen en armes. Actualització del finançament d'armament nuclear, de bombes de dispersió i de les principals indústries militars espanyoles (2011-2016)”.