Kalpona Akter: “Preguntad en las tiendas por las condiciones en que se fabricó la ropa”

20/04/2018

SETEM Federación

siguiente

Entre los pasados 12 y 14 de abril Kalpona Akter, Directora de Bangladesh Center for Worker Solidarity, visitó País Vasco dentro de una gira que le ha llevado por varios países europeos. En su visita, la activista y sindicalista bangladesí ofreció charlas en Vitoria-Gasteiz, San Sebastián y Bilbao para hablar sobre la lucha de las trabajadoras del textil en su país, cuando se cumplen cinco años del derrumbe del edificio Rana Plaza. En sus charlas le acompañaron representantes de Campaña Ropa Limpia, como su coordinadora Eva Kreisler.

“En Bangladesh trabajan más de 4 millones de personas en la industria textil, de las que más del 80% son mujeres jóvenes. Este sector supone el 80% de ingresos por importaciones del país. Por eso es lógico pensar que las trabajadoras también deberían ser muy importantes y estar bien tratadas. Sin embargo, tenemos el salario mínimo más bajo del mundo en la industria textil: unos 57 euros al mes”, explicó Akter.

Además de explicar las penosas condiciones en las que las trabajadoras se ven obligadas a desenvolverse y la falta de seguridad en las fábricas, Kalpona Akter también hizo referencia a la responsabilidad que tienen en ello las marcas que terminan vendiendo la ropa en todo el mundo. Pero las firmas no asumen esta responsabilidad, tal y como sucedió tras el derrumbe del Rana Plaza:

“Rana Plaza era un edificio de 9 plantas que se derrumbó cuando había más de 4000 mujeres trabajadoras en abril de 2013. Antes de que se derrumbara las trabajadoras habían visto las grietas y no querían entrar, pero se les empujó y amenazó con no pagarles el suelo y tuvieron que entrar. Los supervisores decían que el edificio duraría 400 años más pero no duró ni 5 minutos. Más de mil murieron y más de dos mil heridas. No fue un accidente, sino un desastre, provocado por humanos y que se podía haber evitado si nuestro gobierno, marcas o empresas que compraban ahí la ropa hubieran hecho lo correcto. Pero no lo hicieron y las consecuencias fueron tremendas”, dijo.

Además, Kalpona Akter contó, en base a su experiencia, las trabas que las trabajadoras tienen para organizarse en sindicatos y luchar por sus derechos. “Cuando las trabajadoras intentan organizarse en Bangladesh, son amenazadas, se presentan cargos contra ellas y a veces se les obliga a salir de sus comunidades. Esto ocurre porque quienes legislan son los propietarios de las fábricas. El 30% de los parlamentarios son propietarios de alguna fábrica. Estamos luchando contra un verdadero monstruo”.

Eso sí, ella vino a su viaje por Europa Kalpona nos dejó claro que podemos sumarnos a la lucha de estas trabajadoras que hacen nuestra ropa: “Como consumidoras tenéis poder para poder cambiar las cosas, mediante un consumo responsable y haciendo las preguntas necesarias. No os sintáis felices al ver que una camiseta que cuesta solo 5 euros. Podéis hablar con la persona gerente de la tienda, preguntarle y decirle que queréis saber más sobre las condiciones laborales de las personas que hicieron esa ropa. Así las marcas sabrán que sus consumidoras quieren que las trabajadoras tengan condiciones dignas. Esto es muy importante, porque si no trabajamos juntas no podremos generar cambios”.

Foto: Ecuador Etxea

Foto: Ecuador Etxea