En un Comercio Justo se establecen unas relaciones comerciales basadas en el trato directo y el respeto mutuo, con criterios no solamente económicos sino también sociales y ambientales.

 

El comercio es parte de nuestro sistema y mediante los intercambios de productos se producen relaciones comerciales injustas en muchos países del sur. Las políticas comerciales de la Unión Europea están siendo contrarias a las bases de un comercio equitativo con todas las partes.

Exigimos un comercio basado en el diálogo, la transparencia y el respeto, que busque una mayor equidad en el comercio internacional. Y este es el espíritu del movimiento de Comercio Justo, que contribuye a un desarrollo sostenible ofreciendo mejores condiciones comerciales y asegurando los derechos de productores y trabajadores marginados, especialmente en el Sur.

Sobre los valores de libertad, reciprocidad, solidaridad e intercambio igualitario podemos contribuir a una economía y una sociedad más justa, y menos depredadora y excluyente. Más basada en satisfacer necesidades para la vida de las personas que en obtener beneficios económicos. Existen desafíos complejos e importantes para conseguirlo. Hacen falta más mecanismos democráticos en la vida económica, visibilizar las experiencias de economía solidaria, profundizar en la crítica de los axiomas de la economía tradicional y promover las alternativas como el Comercio Justo, luchar contra la pobreza la exclusión y la desigualdad, mejorar la calidad de vida, respetar y hacer respetar la naturaleza, defender la cultura de los pueblos y sus derechos, romper las lógicas corporativas, interpelar y movilizar al sector público y  la ciudadanía, construir alianzas y redes con los otros actores de los movimientos sociales, entre muchas otras cosas.

Son muchos los retos, y en esta dirección, Setem trabaja sobre un eje reivindicativo promoviendo acciones de presión político-social y de denuncia a los diversos actores de nuestra sociedad que tienen responsabilidad en el ámbito del comercio internacional y a la vez trabaja con ellos para poder incidir en su comportamiento para contribuir a erradicar sus injusticias. De igual manera también se ocupa en el eje constructivo, fomentando el Comercio Justo en sus tres vertientes: la comercialización, la sensibilización y la incidencia.

Foto: David Quintas

Foto: Informe Comercio Justo Sur-Sur, Foro Social Mundial Dakar 2011