El día a día

05/01/2012

SETEM Navarra Nafarroa

Santi recuerda una parte importante del viaje: las pasantías. “Nos juntamos 150 o 200 personas con el objetivo de conocer el movimiento y convivir con las familias. Nos dividimos en parejas o grupos de tres y convivimos con gente de organizaciones argentinas durante una semana”. Mariaje añade: “Nos toco ayudar también en la preparación de las pasantías. Trabajamos en el huerto, ordenando la biblioteca, limpiando y preparando las habitaciones, las 150 personas no cabían en las habitaciones así que hubo que montar también una carpa”. Santi dice que “ahí es donde realmente te enterabas bien de cuál es la estructura del movimiento, cuáles eran sus luchas, sus ejes de actuación y luego en la semana con las familias ya convivías y vivías las experiencias propias de cada una de las familias y las compartías con ellas”.

Una de las anécdotas que más recuerda Andrés es la detención de Ricardo, un hombre al que acusaban de varios delitos, entre ellos tráfico de armas. “Lo detuvieron y lo metieron a la cárcel en Montequemado y el MOCASE organizó una manifestación para ir y pedir que se le liberara porque realmente no tenían ningún tipo de prueba para poder detenerlo”. Así que allá fueron, 60 personas en el remolque de un camión del movimiento durante 7 horas de viaje. Se juntaron familias completas, matrimonios con hijos… “El movimiento y el apoyo que se dan entre ellos es muy fuerte y de hecho cuando le detuvieron en un cuarto de hora todas las comunidades se habían enterado vía radio”. Santi añade que “es gente muy implicada que tiene mucha fuerza y muchas ganas de luchar por lo suyo y por vivir apreciando la vida y luchan por ello hasta el final. Eso te transmiten en el día a día.” La policía no colabora, incluso está del lado de los terratenientes y pueden detener a una persona sin que tenga ningún tipo de delito. “Sí, la policía ahí actúa un poco como les conviene”, afirma Mariaje. Como añade Andrés, antes de la vía forzosa utilizan la “vía diplomática” y se presentan en las casas con títulos de propiedad falsos porque la administración está muy corrompida. Les dicen que les van a dar dinero. “Al principio los campesinos se creían esas cosas, no tenían información y cogían los pesos y lo que conseguían con eso era tener que emigrar a la ciudad esperando encontrar un trabajo y tener una vida digna”. Sin embargo, la consecuencia real de eso es la existencia hoy en día de las millas miserias y de todas las barreras que hay en las grandes ciudades de Argentina. En el MOCASE se les va informando, asesorando, tienen apoyo legal de abogados y así es mucho más difícil echarles, están más informados y arropados.