La labor del MOCASE

05/01/2012

SETEM Navarra Nafarroa

MOCASE funciona de manera horizontal, todo el mundo se implica. Hay 110 comunidades de base que se reúnen cada 15 días y 9 centrales campesinas en toda la provincia que se reúnen cada 2 meses para tratar los temas problemáticos o sobre los que quieren actuar. Se organizan por distintos secretariados, distintos ámbitos en los que actuar: tierra, medio ambiente y derechos humanos, producción y comercialización de esos productos, comunicación, jóvenes, salud, educación e información. “Tienen una escuela de agroecología donde los jóvenes del lugar van una semana al mes  a aprender cómo producir alimentos y criar ganado de una manera ecológica y consiguen que los jóvenes se impliquen y se quieran quedar en el pueblo en vez de ir a la ciudad”, dice Mariaje. Trabajan en red dentro de VÍA CAMPESINA el Movimiento Nacional de Campesino Indígena y la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo. Santi explica que “es muy importante el dar a conocer su lucha y la opción que tienen de asociarse para captar a nuevas familias”. Por eso tienen radios comunitarias en cada central.

Otro proyecto son las carnicerías. Las familias principalmente son ganaderas y las carnicerías son la forma que tienen de comercializar la carne.

En el área de salud preparan consultas en las centrales de las comunidades para que los campesinos puedan ir a hacerse una revisión. “El pueblo más cercano que tiene servicios básicos está a 50 o 60 kilómetros. Además, las carreteras no son como aquí, y eso si dispones de transporte, por eso van a las comunidades”, dice Andrés.

Santi añade otro proyecto del MOCASE, la educación: “Han fundado la escuela de agroecología, como una formación profesional en agroecología con titulación homologada, y están construyendo la Universidad Campesina, tratando de que también sea homologada.” Si no fuese por el MOCASE no tendrían apenas acceso a la educación debido a la gran distancia que hay entre los pueblos.