La situación en Santiago del Estero

05/01/2012

SETEM Navarra Nafarroa

La situación allí no es fácil de encajar. Como explica Mariaje, Santiago del Estero, población situada en el centro norte de Argentina, es una zona con poca población y con grandes terrenos para cultivar. Los grandes terratenientes ocupan esas tierras y cultivan ahí soja transgénica. Es un problema amplio que implica desalojos, desplazamientos forzados, éxodo rural, monopolio de unas pocas multinacionales que controlan la tierra, contaminación ambiental por fumigaciones que a veces se hacen con avioneta e intoxican también a la gente, pérdida de biodiversidad y bosques nativos, desertificación, problemas de salud para la población y también probablemente problemas para nuestra salud aunque las consecuencias de los productos transgénicos no están bien estudiadas todavía.

Santi recuerda que el paisaje le recordó a la sabana africana: “Son bosques, llanuras muy grandes pero con mucha vegetación. Entran las grandes empresas que generalmente ocupan con títulos falseados sobornando a jueces, eliminan toda la vegetación, dejan llanuras inmensas de aproximadamente 15 kilómetros de largo y de ancho y cultivan la soja. De la gran vegetación se pasa a un desierto y ahí no vuelve a crecer un árbol en años”. Las familias campesinas que vivían en esa zona se ven obligadas a abandonar su forma de vida e ir a vivir a las villas miserias de las ciudades argentinas.

A este gran problema, Andrés añade que “el hecho de que fumiguen con avionetas hace que fumiguen también las tierras cercanas, las de los campesinos. Toda la vegetación muere, los animales enferman y, al final, se destruye todo”. Uno de los ejes fundamentales de trabajo del MOCASE es la soberanía alimentaria. “Es el derecho que tiene cada estado y cada pueblo a la alimentación y a definir su modo de producción de alimentos de acuerdo con sus propias necesidades dando prioridad a las economías y mercados locales y fortaleciendo la agricultura comunitaria, alimentos nutritivos y culturalmente adecuados accesibles y producidos de forma sostenible y ecológica”, define Mariaje. Los campesinos cultivan sus propios alimentos, sus cultivos no están destinados a exportarse ni a alimentar el ganado de la gente que vive en el norte. “Eso provocaría que los campesinos y la gente del lugar se muriesen de hambre. Otro problema que luchan por solucionar es la reforma agraria integral. Hay grandes latifundistas con terrenos muy grandes y la gente que trabaja la tierra carece de derechos de propiedad sobre ella. La realidad es que en muchas ocasiones incluso se falsean”, concluye Mariaje. Relacionado con esto, Maite añade que “también está el problema del alambrado, alambran toda la zona y los animales no tienen acceso a sus recorridos habituales y pierden alimentos.”. Por otra parte, el agua es un bien muy escaso y muy preciado, es una zona muy seca en los meses que no son de lluvia. “Cuando es época de lluvias llueve poco y cuando es época seca no llueve nada. Y también el agua está contaminada por lo que solo pueden tomar el agua de lluvia”, dice Santi.