Iván Lopez Galilea

01/03/2017

SETEM Madrid

Con una pequeña perspectiva que otorga el tiempo trascurrido desde la vuelta de Mumbay, quiero haceros partícipe de mi experiencia allí. Lo primero de todo es dar las gracias a todos los voluntarios de SETEM y al Comité de Asia por la ayuda prestada. Sin gente como ellos, en especial a los primeros voluntarios que fueron a Creative, mi viaje no hubiera sido del mismo modo. Debo dar las gracias por haberme ayudado en todas mis dudas iniciales, en la colaboración a la hora de plantear las actividades, en las charlas que hemos mantenido antes de iniciar el viaje y en realidad en todo.
Del mismo modo quiero transmitir el cariño con el que todos los miembros de Creative, desde Johnny hasta la última de las mujeres de las cooperativas, les recuerdan. El brillo en sus ojos y la sonrisa sincera de todos ellos cuando oían el nombre de Mónica, Luis, Paloma, Angel,...era de lo más emocionante. Ojala nuestra presencia durante estos 21 días haya calado de una forma similar aunque mas pequeñita.
Gracias al camino que iniciaron desde Setem hace años, yo he vivido una de las experiencias más increíbles de toda mi vida. Me ha llegado muy adentro la forma en que ese maravilloso país lucha frente a los grandes problemas que tiene. En todo momento he intentado no juzgar desde mis valores occidentales todo lo que pasa allí, a veces resultaba inevitable sentir rabia ante todas las desigualdades que viven las mujeres y los niños, pero tras esa primera lectura, lo mejor era quedarse con una segunda. Una visión mucho mas positiva, de lucha, de alegría, de motivación,...
Creo que nunca olvidaré la grata impresión que me generó el alcance de Creative, con todo el trabajo diario que realizan con las mujeres para tratar de alcanzar su independencia. Y lo de las guarderías,...puff!! Que miradas, que sonrisas,...cuanta verdad hay allí. Me han impresionado ejemplos de organización y de profesionalidad como el de Johnny, sus reflexiones acerca de su país junto a una cerveza espero que no se me olviden nunca. La constancia y la perpetua lucha de Anjali en Asli Foods, esta mujer me ha conquistado, su forma tan sincera de hablarnos de las dificultades de su trabajo, espero que me sirvan en mi día aquí. El trato de todas las mujeres con responsabilidad en Creative, su esfuerzo por mostrarnos su trabajo y constancia eran increíbles. Y no me puedo olvidar de Sarita, la mujer que nos ha cuidado, mimado y atendido, un amor de mujer.
No me voy a olvidar de Amin. Una persona que se ha mostrado amable y cercano en todo momento. Nos ha ayudado, nos ha guiado, nos ha aconsejado y nos ha presentado a una familia increíblemente que tiene. Creo que nunca olvidare esa tarde que nos enseño el orfanato donde había vivido y como me emocione porque estaba leyendo su libro y el personaje principal de la historia en el mismo escenario me narraba su experiencia.
Me siento muy afortunado y satisfecho porque buena parte de las actividades y trabajo que pretendíamos hacer allí han superado mis expectativas. Se han quedado otras mil historias si hacer, pero eso era algo que debíamos asumir desde el principio. Alguna de ellas tienen el compromiso de realizarse desde aquí y seguro que lo intentaremos como mínimo.
Voy improvisando estas líneas, y posiblemente me dejare un millón de cosas, no importa. Pero hay una cosa que no quiero olvidar y es agradecer la suerte que he tenido con mis compañeras de viaje. Elena y Mireia, sabéis que sin vosotras, este viaje no hubiera sido igual. Os he dicho de palabra como me he sentido con vosotras y cuanto cariño os tengo, lo sabéis. Ojala tengamos muchas oportunidades de seguir compartiendo cosas, experiencia e ideas. Quien sabe si en India otra vez.
Mi mas sincero agradecimiento a todos. Besos.