Consumir de forma responsable debería ser lo habitual en cualquier circunstancia, pero en un contexto como el actual, de crisis económica, social y medioambiental, resulta aún más apremiante. Cuando muchas familias están viendo sus ingresos reducidos se vuelve indispensable establecer prioridades y preguntarnos si realmente necesitamos algo, antes de comprarlo.