Comercio Justo = Consumo Responsable

Elegir Comercio Justo es, sin duda, apostar por un mundo mejor. 

El Comercio Justo es una alianza comercial basada en el diálogo, la transparencia y el respeto que busca una mayor equidad en el comercio interncional. Contribuye al desarrollo sostenible ofreciendo mejores condiciones comerciales y garantizando los derechos de personas productoras y trabajadoras marginadas - especialmente del Sur.  

Las Organizaciones de Comercio Justo, apoyadas por los consumidores y consumidoras, están comprometidas activamente en el apoyo a los productores, en la sensibilización y en la campaña por los cambios en las normas y en las prácticas del comercio internacional. 

Esta es la definición que las organizacionespertenecientes al movimiento dieron en 2001 y que la nueva Carta Internacional de Comercio Justo, presentada en septiembre de 2018 y refrendada por más de 300 organizaciones, vuelve a manifestar.

También el Parlamento Europeo, en el año 2005, en una resolución sobre Comercio Justo y Desarrollo, apoyaba la misma descripción. 

Para SETEM, estos son los criterios más importantes del Comercio Justo:

  • Salarios y condiciones de trabajo dignos
  • No a la explotación infantil 
  • Igualdad entre mujeres y hombres
  • Funcionamiento democrático de las organizaciones de productoras
  • Relación comercial a largo plazo 
  • Pago al productor por adelantado de parte del precio
  • Beneficios destinados a las necesidades básicas de la comunidad: sanidad, educación, infraestructuras...
  • Respeto al medio ambiente
  • Productos de calidad
  • Información clara y accesible para las personas consumidoras

Como consumidores tenemos un gran poder. ¡Haz de tu cesta de la compra una herramienta de transformación social! 


 

Foto: Caficultora de Nicaragua (Tierra Madre)