Elige Comercio Justo: apuesta por un mundo mejor.

Gracias al Comercio Justo, miles de personas reciben un salario digno por el trabajo que realizan, pueden llevar a sus hijos e hijas a la escuela, cuidar el medioambiente y apoyar el desarrollo de su comunidad.

En el año 2005, el Parlamento Europeo en una resolución sobre Comercio Justo y Desarrollo, lo definió de la siguiente manera:

“El Comercio Justo es una relación comercial basada en el diálogo, la transparencia y el respeto mutuo, que busca una mayor justicia en el comercio internacional.

El Comercio Justo contribuye al desarrollo duradero y sostenible proporcionando mejores condiciones comerciales y asegurando sus derechos a los productores y trabajadores marginados, especialmente en los países del Sur.

Las organizaciones de Comercio Justo, apoyadas por los consumidores, están comprometidas activamente, dando su apoyo a los productores, despertando la conciencia pública y luchando para cambiar las normas y prácticas habituales del comercio internacional”.



 

Foto: Los criterios del Comercio Justo destacados por SETEM.