Daya

24/05/2011

SETEM Comercio Justo SETEM MCM

Hace 7 años, Daya se quedó viuda y tuvo que mendigar para sacar adelante a sus cuatro hijas. Hoy, trabaja en la cooperativa de Comercio Justo Asli Foods cocinando y ocupándose del reparto. Gracias al salario que recibe puede cubrir sus necesidades y las de su familia. También las afectivas: “Tenía muchas presiones de mis vecinos, se metían conmigo por estar sola, por ser una viuda; ahora no me siento sola, las mujeres me apoyan”, cuenta Daya refiriéndose a sus compañeras.

 

“No sé mucho del comercio justo, pero para mí es algo que parte de una organización justa, que te paga el salario que mereces, que te trata bien", explica Daya, que reconoce que le gustaría saber qué piensan los españoles de los productos que ella cocina, hasta encontrar el sabor perfecto y lograr que todos repitan.