Victor Camargo

24/02/2017

SETEM Campos de Solidaridad SETEM MCM

Lo primero que me viene a la cabeza es la palabra generosidad, generosidad de unas gentes humildes, sencillas, pero con un corazón que no les cabe en el pecho. Gente con ilusión, gente con esperanza de que su país mejore, gente feliz a pesar de su pobreza económica, gente que conserva valores tradicionales, algunos perdidos en nuestro llamado primer mundo, como la familia, la vecindad, la solidaridad, la amistad, en fin en una palabra (una sola) gente impresionante. Obviamente no hablo aquí de otras gentes, hondureños también, que se aprovechan cada día más de este país empobrecido, que no pobre.

Puedes leer el testimonio completo en la Memoria de Setem MCM de 2009.