Elena Cuervo-Arango

14/03/2017

SETEM Campos de Solidaridad SETEM MCM

Viajé a India en julio de 2014. Quería destino asiático, por idioma y por cambio de cultura. Además me interesaba acercarme a proyectos de Comercio Justo. Inicialmente pensé en Nepal, pero no salió el grupo y me ofrecieron India. ¡Fue lo mejor que pudo pasarme!

Descubrí un país del que he vuelto encantada. Durante las semanas que estuvimos en Creative Handicrafts intentamos aprovechar al máximo el tiempo para sumergirnos en todas las actividades de la asociación en los slums, en las granjas donde también han creado grupos de trabajo con mujeres, así como las guarderías, las tiendas, Asli foods, etc.

Nuestra misión inicial era la de apoyar el desarrollo de la nueva página web y otras tareas de comunicación. Todos los días pasábamos un rato con la gente de la oficina aportando ideas desde nuestra área profesional, pero también realizamos otras tareas de apoyo a las trabajadoras sociales en las guarderías y en los centros donde trabajaban las mujeres.

Propusimos la realización de una actividad fotográfica con niños y mujeres de Creative, a través de la cual tuvieron la oportunidad de expresarse, de plasmar su realidad cotidiana y fomentar su autoestima a través de una actividad colectiva.

Lo que más nos impactó fue conocer tan de cerca sus historias personales y las condiciones de vida de los slums. Todos los días encontrábamos cosas que hacer, éramos inquietos y muy participativos. Recuerdo con cariño momentos como reunirnos para comer o empaquetar pedidos con la gente de ahí, eran estupendos para compartir y conversar.

De las jornadas de formación con Setem me quedo con la convivencia y con algunos de los ponentes cuyas charlas me ayudaron a asentar ideas y visualizar la experiencia que iba a vivir.

Del viaje, me quedo con todo. Conocer India, su gente y su realidad me ha revuelto todas las ideas y conceptos que creía tener afianzados. Mis prejuicios y miedos se desvanecieron enseguida, y me vi a mi misma mimetizada con la gente, con la ciudad, absorbiendo todo lo que veía. Era increíble. Me encantó además la buenísima sintonía con mi grupo, nos apoyamos mucho durante todo el viaje.

Me quedo con una idea que nos trasladó Rafael Salazar en el encuentro de vuelta: “Convertir las Vivencias en Experiencias”.

Es muy difícil expresar el cúmulo de sentimientos a quien no ha estado en India, y que sobre todo no ha tenido la oportunidad de acercarse a una organización como Creative, cuya labor sólo llegas a comprender y valorar de verdad cuando compartes el día a día con su gente, con las mujeres que han sacado adelante a sus familias gracias al apoyo incondicional de Creative Handicrafts.

A quien esté pensando en vivir una experiencia similar, le diría que borrase todas las ideas y tópicos que tenga en la cabeza, y que no se deje liar por nadie que le traslade miedos sobre India. Ver el pequeño Taj Mahal, pasear los mercados callejeros, probarte un Shari, sufrir el tráfico y comer comida picante, NO es conocer realmente India (aunque todo esto lo podrás hacer y disfrutar:).

El viaje que te ofrece Setem es otro tipo de viaje, es la oportunidad de compartir el día a día con la gente, conocer de verdad un país, su cultura y su realidad. El viaje está lleno de momentos inolvidables. He jugado con niños que, sin tener absolutamente nada, te regalan sonrisas y cantan canciones contigo. Me he emocionado una y otra vez al descubrirme expresando sentimientos sin hablar un mismo idioma. He visto las escenas más duras de mi vida, he llorado de rabia, pero también me he reído bajo la lluvia, he visto una selva en plena ciudad y la puesta de sol más bonita del mundo en la bahía. He abierto mi mente a un sinfín de sabores y olores nuevos que ahora echo de menos.

Pero sobre todo he compartido los momentos más tiernos e impresionantes de mi vida con su gente, con personas sencillas que parecía te daban la vida solo por un estar rato con ellas.

¿Para qué desvelarte más sorpresas si puedes animarte y vivirlas por ti mismo?.