Noa Llusiá Juanes

01/03/2017

SETEM Campos de Solidaridad SETEM MCM

Alguien dijo una vez que el desarrollo de una sociedad se puede medir por el número de cláxones que suenan en sus calles. Esta premisa tiene todo el sentido en la ciudad de Bombay. Tráfico intenso, centenares de rickshaws por todas partes, puestos de comida y fruta, un calor húmedo y sofocante, y por supuesto, el ruido incesante de los cláxones. Todo eso es Bombay. Y allí llegué yo, junto con otras tres voluntarias para colaborar con Creative Handicrafts, una cooperativa de Comercio Justo que trabaja por el empoderamiento de las mujeres de los slums (barrio de chabolas) en el barrio de Andheri.

Bombay es una ciudad de cielo gris. El color del monzón que acompaña los meses de verano y el color de la contaminación. Los slums se mezclan con los edificios residenciales o de oficinas. Todo el mundo parece convivir con normalidad ante estas diferencias.

Pero lo mejor de esta ciudad, es la amabilidad de su gente y sobretodo sus sonrisas. Como la sonrisa de Shashikala, madre de tres hijos, no sabe leer, ni escribir, lleva trabajando desde que era una niña, su padre murió cuando ella era pequeña, y al ser la mayor de los hermanos, no pudo estudiar. Trabaja en uno de los talleres de Creative haciendo unas muñecas indias preciosas. Una tarde, le pregunté qué era lo que más le gustaba de su trabajo. Ella me respondió que sentía que "valía para algo". Ante esta respuesta, yo, pensé en ella. Y pensé en mí. En mi libertad para decidir, en mi formación, en mi posibilidad de viajar y conocer otras personas muy diferentes a mí, en el privilegio que tenía, sólo por estar allí sentada frente a ella, escuchándole... Oirle decir esto, me dolió mucho, porque me pareció injusto, pero a la vez increible. ¿Qué quiero deciros con esto?

Que el COMERCIO JUSTO promueve el desarrollo de sociedades desfavorecidas. Pero nosotros, en el primer mundo, somos una parte importante de esta cadena.

¡Apoyemos el Comercio Justo! Shashikala, te lo agradecerá y yo también. Porque como decía Gandhi, "Debemos ser el cambio que queremos ver en el mundo."