Los vaqueros desgastados causan víctimas en varios países ¡No sandblasting!

30/03/2011

SETEM Euskadi

siguiente

La moda de vestir pantalones vaqueros desgastados está costando vidas en países como Turquía, Bangladesh, China o India, donde se produce la mayor parte de la ropa que vestimos. Esa apariencia de “desgastado” se suele conseguir mediante la peligrosa técnica del “sandblasting”, que consiste en aplicar un chorro de arena directamente sobre la tela vaquera. Se trata de un método muy barato para las grandes marcas, que no tienen en cuenta otro coste: el de la salud de las personas que confeccionan los vaqueros, al otro lado del planeta. Existen otros métodos para desgastar vaqueros, pero no son tan baratos.

 La iniciativa “No Sandblasting” (http://www.nosandblasting.org ), que lanzó la Campaña Ropa Limpia (CRL) el pasado mes de marzo, busca presionar a las marcas de moda para que erradiquen esta técnica y asuman su responsabilidad asegurando que los trabajadores afectados de silicosis y sus familias reciben las indemnizaciones adecuadas. Asimismo, pretende implicar a las personas consumidoras, a los diseñadores y diseñadoras y a los gobiernos de los países productores.

Entre otras actividades previstas, en Euskadi se realizarán acciones de calle, recogida de firmas y envío masivo de mails a las empresas responsables. Se trata de una iniciativa enmarcada en la CRL, que coordina la ONGD SETEM en el Estado español, y de la que forman parte más de 250 organizaciones en todo el mundo.

Precisamente, gracias a los contactos ya realizados por la CRL, importantes firmas como Levi-Strauss, Inditex, C&A y H&M, entre otras, ya se han comprometido a prohibir el “sandblasting” en su cadena de producción. No obstante, no han informado aún de qué medidas usarán para vigilar el cumplimiento de esta prohibición.

5.000 ENFERMOS, 46 MUERTOS
Turquía es uno de los países más afectados por el “sandblasting”. Fueron los informes médicos procedentes de aquel país quienes relacionaron la producción de vaqueros con la silicosis, ya que, antes, a los trabajadores afectados se les diagnosticaba, erróneamente, tuberculosis. Actualmente, se estima que cerca de 5.000 empleados del “sandblasting” están afectados de silicosis, una enfermedad crónica que les impide trabajar y hacer vida normal. De ellos, al menos 46 han fallecido.

 
La técnica del “sandblasting” se prohibió en Turquía en 2009. Desde entonces, la producción de vaqueros “desgastados” ha aumentado en otros países como Bangladesh, China, Pakistán, India o Siria. En Europa, el sandblasting se prohibió en 1966, aunque los países europeos siguen siendo los principales clientes de los vaqueros “desgastados”.

 
La silicosis es una enfermedad profesional ocasionada por el sílice de la arena, muy conocida en la minería, pero aún no reconocida dentro de la industria textil. Los mineros tardan 20 años en presentar esta enfermedad. Los trabajadores del “sandblasting”, sin embargo, caen enfermos en sólo seis meses. Por ello, la Campaña Ropa Limpia cree urgente que la OMS y la OIT incluyan el sector textil en su Programa Internacional sobre la Eliminación de la Silicosis Mundial.

¿Quieres saber qué repercusión mediática está teniendo la campaña?

¿Quieres ver algunos vídeos de las noticias sobre "sandblasting" en las televisiones más importantes?