Activistas destapan, en la Junta de Accionistas, controvertidas inversiones en armas de CaixaBank

28/04/2016

SETEM Federación

siguiente

Caixabank financia a Maxam, fabricante de armas, las cuales podrían haber acabado en Siria y que han sido identificadas en República Centroafricana.

Activistas e investigadoras de la campaña “CaixaBank Sin Armas” del Centro Delàs de Estudios para la Paz han intervenido hoy en la Junta General de Accionistas, celebrada en Barcelona, para denunciar nuevas inversiones en armas de Caixabank.

Una reciente investigación demuestra que La Caixa ha destinado un mínimo de 87,5 millones a empresas de armas entre enero de 2011 y diciembre de 2015.

CaixaBank ha concedido, en el período estudiado, préstamos por 79,6 millones de euros a dos de las principales compañías de armamento españolas: Maxam y Sener. A su vez,  tiene participaciones accionariales significativas en Indra, por un valor de 7,9 millones de euros y del 26,30% en Oesia, pero cuyo valor desconocemos por su opacidad en las operaciones.

CaixaBank es financiadora de Maxam, uno de los principales fabricantes y exportadores de explosivos y municiones en todo el mundo, entre las que se encuentran municiones de mortero, de calibre medio, de artillería, de armas ligeras; así como granadas subacuáticas y bombas lapa, entre otras. Maxam es sospechosa de querer vender armas a lugares en conflicto como Siria o sus países vecinos y en República Centroafricana.

CaixaBank es responsable también de la financiación de la empresa militar SENER, empresa de referencia en España en sistemas de misiles, y que está especializada en aplicaciones de ISR (Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento), con dos préstamos por valor de 2,3 millones de euros.