¡Lo logramos! Acuerdo histórico: 31 marcas firman el Programa para la Mejora de la Seguridad en Bangladesh

16/05/2013

SETEM Federación

siguiente

Se ha dado un paso vital para la seguridad de las fábricas en Bangladesh. El acuerdo ha sido firmado por muchas de las marcas textiles mundiales, a excepción de GAP y Walmart. El acuerdo tiene una acción inmediata y además de mayor seguridad para las personas trabajadoras, éstas y los sindicatos bangladeshís tendrán un mayor poder de decisión.

Grandes empresas transnacionales del sector textil se han adherido al Programa para la mejora de la Seguridad de las fábricas en Bangladesh (Accord on Fire and Building Safety in Bangladesh) antes de la fecha límite de la medianoche de ayer. Este acuerdo tiene influencia sobre las más de 1.000 fábricas de ropa que hay en Bangladesh. ¡Su aplicación es inmediata!

La Campaña Ropa Limpia, que lidera SETEM en el Estado Español, en una fuerte alianza con los principales sindicatos mundiales (IndustriALL Global Union and UNI Global Union y Worker Rights Consortium) han cambiado las reglas del juego para los trabajadores y trabajadoras de Bangladesh.

Desde la Campaña Ropa Limpia valoramos positivamente la decisión de las empresas que han firmado el acuerdo con el objetivo claro de actuar con responsabilidad, más aún, después de la tragedia Rana Plaza. Las empresas firmantes son: H&M, Inditex, C&A, PVH, Tchibo, Tesco, Marks & Spencer, Primark, El Corte Inglés, Hess Natur, jbc, Mango, Carrefour, KiK, Helly Hansen, G-Star, Aldi, New Look, Next, Mothercare, Loblaws, Sainsbury's, Benetton, N Brown Group, Stockmann, WE Group, Esprit, Rewe, Lidl, Switcher y Abercrombie&Fitch.

Ineke Zeldenrust de la Campaña Ropa Limpia internacional, ha comentado: "El hecho de que muchas marcas hayan firmado este acuerdo de seguridad con vinculación legal y que da más poder a sindicatos y personas trabajadoras traerá un cambio histórico en la industria de Bangladesh. Sin embargo, es una pena que dos empresas estadounidenses como Gap y Wal-Mart aún no hayan firmado el acuerdo. Les animamos a que reconsideren su posición, ya que sucesos como lo ocurrido hace tres semanas nos muestra que los programas de seguridad que están adoptando no abordan las causas fundamentales de la mala seguridad en la industria y además se marginan a los trabajadores y trabajadoras, si apenas poder de decisión. No es demasiado tarde para que estas marcas firmen el acuerdo lo que supondrá que las trabajadoras ya no tienen que temer por sus vidas cada vez que entran en la fábrica".

El secretario general de IndustriALL Global Union, Jyrki Raina dijo al respecto: "Las compañías que se inscribieron merecen una aprobación. No vamos a cerrar la puerta a las marcas que quieran formar parte del acuerdo después de la fecha límite, pero vamos a seguir adelante con el plan de aplicación a partir de hoy. Aquellas empresas que quieran inscribirse más tarde no estarán en condiciones de influir en las decisiones ya tomadas. El tren ya ha pasado y estas empresas no pueden variar el rumbo del trayecto porque la apuesta realizada es demasiado alta. Estamos hablando de la mejora de las condiciones laborales y de vida de muchas de las personas trabajadoras más explotadas en el mundo, ganando 32€ al mes en condiciones peligrosas".

El secretario general de UNI Global Union, Philip Jennings ha comentado: "¡Lo logramos! Este acuerdo es un punto de inflexión. Estamos fijando las normas que marcan el final de una carrera hacia abajo en la cadena de suministro textil". Al comentar sobre las marcas que no se han adherido, dijo Jennings, "WalMart, la mayor cadena minorista del mundo, está apartada de la realidad al no firmar este acuerdo. Vamos a seguir adelante sin ellos". Este acuerdo incluye inspecciones de seguridad independientes con informes públicos, otorga más poder a los y las trabajadoras creando comités de seguridad y salud, obliga a las marcas a financiar los costes de las mejoras necesarias en las fábricas peligrosas y enfrentar adecuadamente la seguridad contra incendios y los problemas estructurales.

Es importante destacar que este acuerdo otorga a los y las trabajadoras el derecho a rechazar un trabajo peligroso, de acuerdo con el Convenio 155 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo)