“A veces la realidad supera a la ficción”

17/02/2021

SETEM Euskadi

siguiente

Desde SETEM Hego Haizea apostamos por combatir las violencias machistas en el consumo capitalista y construir alternativas de consumo libre de violencias.

Por eso, en los últimos años hemos investigado sobre las violencias machistas en seis ámbitos diferentes del consumo: estética, alimentación y hogar, movilidad, series de ficción, uso de móviles y consumo de energía. Presentamos los resultados a través del documental Fabricando Mujeres que puedes ver aquí. Maite, la protagonista del documental, nos explica cómo #NosFabrican.

¿Violencias machistas en el consumo de series de ficción?
Hoy hablamos de cómo #NosFabrican a través del consumo de series de ficción. Tal y como cuentan Itziar Ituño, Lucía Mbomío y Anna R. Costa en Fabricando Mujeres 2.0, hablamos del relato único que refuerza las desigualdades de género e invisibiliza a cualquier sujeto que se salga de la norma; de la apropiación (‘pinkwashing’ o ‘purplewashing’) del sistema de las luchas sociales para crear nuevos nichos de mercado (nuevos géneros “para mujeres” o “LGTBI”).

Y qué decir de la representación de las personas migradas o de procedencias diversas, o la diversidad sexual y de género que se caricaturiza en el mercado de la ficción. No podemos olvidar que la ficción construye realidad, y las personas no respresentadas o ubicadas en algún lugar, generan en la mayoría de casos frustración e impactos negativos en su salud emocional.

Así, en la investigación ¿Consumimos violencia?, descubrimos datos como:

  • La oferta de nuevos géneros cinematográficos, como “cine para mujeres” o “cine LGTBI”, es otra forma de apropiación del sistema capitalista y heteropatriarcal de las luchas sociales para crear nuevos nichos de mercado= pinkwashing o purplewashing.
  • Personas de otras procedencias geográficas aparecen caricaturizadas y, en el caso de las mujeres migradas, se les representa desde un doble estigma. La diversidad sexual y de género también aparece caricaturizada y suele plantearse desde una representación jerárquica entre lo aceptado socialmente y lo que no lo es.
  • El 70,3% de las personas encuestadas percibe que las series pocas veces o nunca muestran una realidad igualitaria entre hombres y mujeres.
  • El 7% afirma que se identifica con algún personaje de serie de ficción. Entre quienes han afirmado identificars con algún personaje, el 70% menciona hombres, y los rasgos mejor valorados son: fuertes, empoderados y autónomos, elementos de éxito masculinos.

Y es que, ahora más que nunca, necesitamos unirnos y denunciar para provocar cambios.

Si quieres ser parte de ese cambio, te animamos a denunciar los prototipos de mujer que fabrican las series de ficción. Hazlo tuiteando con #NosFabrican y tus denuncias aparecerán en fabricandomujeres.org. Y si conoces vídeos, artículos u otros materiales alternativos que constribuyan a acabar con el prototipo de mujer ideal, añade tus enlaces en el Laboratorio de Alternativas para que los podamos difundir entre todas.

¿Consumimos violencia en las series de ficción?.

Vídeo: