¡No sandblasting!: Los vaqueros desgastados causan víctimas mortales en varios países

05/04/2011

SETEM Catalunya

siguiente

La moda de vestir pantalones vaqueros desgastados está costando vidas en países como Turquía, Bangladesh, China o India, donde se produce la mayor parte de la ropa que vestimos. Esta apariencia de "desgastado" se suele conseguir mediante la peligrosa técnica del "sandblasting", que consiste en aplicar un chorro de arena directamente sobre el tejido tejano. Se trata de un método muy barato utilizado para las grandes marcas, que no tienen en cuenta otro coste: el de la salud de las personas que confeccionan los vaqueros, al otro lado del planeta. Hay otros métodos para desgastar tejanos, pero no son tan baratos.

La iniciativa No sandblasting iniciada el día 2 de marzo por la Campaña Ropa Limpia (CRL), que coordina SETEM en España, evidencia una vez más las nefastas consecuencias de la globalización neoliberal en la que estamos inmersos. En este caso es el uso de una técnica peligrosa por parte de la industria de la confección que habiendo sido prohibida primero en la Unión Europea y después a Turquía se sigue desarrollando en Turquía, a pesar de la prohibición, en países donde la legislación es mucho más laxa como Bangladesh, China, Pakistán, India o Siria.

Pero, ¿por qué es peligrosa la técnica del chorro de arena? Los informes médicos procedentes de Turquía relacionaron la producción de vaqueros con la enfermedad de la silicosis, ya que, antes, los trabajadores afectados se les diagnosticaba, erróneamente, tuberculosis. Actualmente, se estima que unas 5.000 personas trabajadoras del "sandblasting" sufren silicosis, una enfermedad crónica que les impide trabajar y hacer vida normal. De estas, al menos 46 han muerto.

Desde la CRL se pretende presionar a las marcas de moda para que erradiquen esta técnica y asuman su responsabilidad asegurando que quien ha enfermado de silicosis debido a la técnica del "sandblasting" y sus familias reciban las indemnizaciones adecuadas. Asimismo, pretende implicar a personas consumidoras, diseñadores y gobiernos de los países productores.

Sandblasting. Foto: CRN

Más información:

¿Y qué puedes hacer tú?

Cuando vayas a comprarte unos vaqueros, pide información en las tiendas.

Entra en www.nosandblasting.org y firma el manifiesto.