Talleres de soberanía alimentaria para tiempos inciertos. Proyecto Kakolum en Senegal

01/09/2020

SETEM Andalucia

siguiente

En el marco del proyecto de la ong Kakolum y Setem Andalucía, financiado por la Diputación de Granada en Senegal,  están incluidos un total de 45 días de formación en técnicas agrarías sostenibles para los 3 huertos que forman parte del proyecto. Este mes de agosto cierra con el inicio de talleres uno de los huertos con los que trabajamos en conjunto con la comunidad. 

Un proyecto para el empoderamiento de grupos de mujeres y comunidades locales, con una perspectiva desde el ecofeminismo y la soberanía alimentaria. 

Fuente: KAKOLUM 


Trabajando la resiliencia y la seguridad alimentaria de las familias rurales

El Covid19 lo ha ralentizado todo, pero ha hecho más urgente que nunca contar con fuentes de alimento estables que aseguren el acceso continuo a éstos. En zonas rurales del sur de Senegal como en la que trabajamos desde Kakolum ha puesto de manifiesto la importancia de cortar la dependencia del exterior para garantizar la alimentación de las familias.

En el sur de Senegal más del 70% de las familias viven en medio rural, y más del 60% de la población basa su economía en la agricultura. Pero ¿qué pasa cuándo se empobrecen los suelos a base de malas prácticas agrícolas, se deforestan los bosques– entre el 2010 y el 2014 exportaciones de madera aumentaron en un 700%) y baja la cantidad de lluvias? Los suelos de la región dejan de ser ricos y las cosechas de alimentos básicos cada vez son menores. La dependencia del comercio exterior es cada vez mayor: entre 2017 y 2018 Senegal importó más de 2.000 millones de toneladas de arroz para cubrir las necesidades de la población.

Cuando en marzo de este año se comenzó a hablar de Covid por aquí abajo la vida continuó con normalidad. El Covid comenzó a ser real cuándo el saco de arroz subió de precio por los efectos de la crisis en el mercado global. En ese momento se hizo patente la poca variedad local y la baja capacidad de la zona conocida como “el granero de Senegal” para cubrir las necesidades más básicas de las familias que son mano de obra de dicho granero.

El comercio internacional en un mundo jerarquizado y desigual no hace sino agravar y acelerar la degradación del medio ambiente y los efectos derivados de crisis como la del Covid19. No solo no genera beneficio económico para la gran mayoría de la población, si no que priva a las familias rurales de su soberanía alimentaria incrementando la miseria y desanclando a los pueblos rurales del valor de la agricultura de subsistencia.

Formando en agricultura sostenible

Y allí es dónde radica la importancia del proyecto que estamos llevando a cabo junto a Setem Andalucía, con la financiación de Diputación de granada, para combatir los daños del comercio exterior y del capitalismo: con las mujeres en el centro de la acción, damos herramientas a las comunidades rurales para facilitar el trabajo en sus huertos y ofrecemos capacitaciones en prácticas de agricultura sostenible para devolver la vida al suelo.

Este mes hemos comenzado las formaciones en técnicas de permacultura en el barrio de Djindem, a la que han asistido más de 50 personas. Las mujeres del barrio y sus familias han disfrutado ya de varios días de formación muy enriquecedores, en los que gran parte del barrio ha ayudado a preparar el terreno de cultivo para las mujeres entre bailes tradicionales y alguna lluvia.

Estas próximas semanas continuaremos formando en creación de pesticida natural, fabricación de compost y abono ecológico, cuidados del huerto o nutrición y beneficios de las distintas plantas, entre otros.

El objetivo de esto es revalorizar la agricultura de la zona para que las mujeres rurales y sus familias sean autosuficientes y cuenten con alimentos de calidad a lo largo del año, respetando el medio ambiente y aprovechando sus recursos de manera sostenible.